martes, 16 de enero de 2018

Bienvenida a los nuevos capitanes de la Guardia Civil


La subdelegada del Gobierno, Francisca Molina, se ha entrevistado hoy con los capitanes de la Guardia Civil designados como nuevos responsables del Subsector de Tráfico de Jaén y de las compañías de Baeza y La Carolina del Instituto Armado.
En la reunión, los tres oficiales, capitanes Antonio Luis Muñoz Mesa, Francisco José Martín Fernández y Emilio García Rodríguez, han estado acompañados por el comandante jefe de Operaciones y Policía Judicial, Francisco José Lozano Cerdán, quien ha ofrecido a la subdelegada del Gobierno algunas referencias sobre la trayectoria profesional de cada uno de ellos.

La subdelegada del Gobierno ha felicitado a los oficiales, con los que ha comentado las características de sus nuevos destinos y les ha mostrado su convencimiento de que con su esfuerzo y profesionalidad contribuirán en mantener a Jaén como una provincia tranquila y sin preocupantes problemas de seguridad.

El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil, del que se ha hecho cargo el capitán Muñoz Mesa, que anteriormente ha estado destinado en los destacamentos de Bailén y Jaén, está integrado por 158 componentes, distribuidos entre la Plana Mayor del Subsector de Jaén y los destacamentos de Alcaudete, Baeza, Bailén, Jaén y Villacarrillo.

Por lo que respecta al capitán García Rodríguez, antes de ocupar su destino como nuevo jefe de la Compañía de La Carolina, ha pasado por Arucas, (Las Palmas), el Seprona de Jaén y Cáceres. En la Compañía carolinense tendrá a su mando a 134 miembros de los puestos de Bailén, Baños de la Encina, Linares, Torreblascopedro, Aldeaquemada, Santa Elena, Guarromán, Castellar, Santisteban del Puerto, Vílchez, Navas de San Juan, Arquillos y el propio de La Carolina.

Por último, el capitán Martín Fernández se ha hecho cargo de la Compañía de Baeza, habiendo estado destinado anteriormente en el Grupo Rural de Seguridad 2 de Sevilla, en la Compañía del Puerto y Aeropuerto de esa misma ciudad y en la Intervención Central de Armas y Explosivos de Madrid. A su mando tendrá ahora a 135 componentes distribuidos entre los puestos de Baeza, Rus, Torreperogil, Sabiote, Úbeda, Cazorla, Peal de Becerro, Pozo Alcón, Quesada, Cabra del Santo Cristo, Huelma, Bélmez de la Moraleda y Jódar, además del Equipo Roca, que opera en esa zona para la prevención de robos en el campo.

370 estrellas 'brillan' en Jaén


Son la suma de las que ostentan los hoteles repartidos por la provincia, la mayoría de ellos de dos estrellas, y solo uno de cinco, en Úbeda.

Este fin de semana ha sido especial en la capital. Los hoteles, que la mayor parte del año 'pelean' por conseguir el mayor número de clientes, lo tenían fácil. La carrera de San Antón consiguió que muchos se quedaran sin habitaciones libres. Eventos de este tipo, o fechas que propician el turismo, como la Navidad o la Semana Santa, atraen a los puntos más turísticos de la provincia a viajeros de todo tipo. Turistas que quieren conocer Jaén, pero que responden a perfiles muy distintos y con bolsillos muy dispares.
Quizás esto último sea lo que más pese a la hora de elegir un alojamiento u otro. Si es hotel, la gama es amplia. De una a cinco estrellas. En total, en la provincia 'brillan' 370 estrellas, que son las que lucen los hoteles de las diferentes categorías.

Un firmamento que ha cambiado poco, al menos en el último año, cuando no se incorporó ningún hotel nuevo, ni tampoco ninguno apostó por ampliar sus estrellas, según los datos de la Delegación Provincial de Turismo de la Junta de Andalucía.

Concretamente, a fecha de octubre de 2017 había 22 hoteles de una estrella; 52 de dos estrellas; 49 de tres estrellas, 23 de cuatro estrellas y solo uno de cinco estrellas. A fecha de octubre de 2016 el reparto era exactamente el mismo.

Quizás la incorporación del hotel de cinco estrellas, en el año 2015, fue el cambio más significativo que ha experimentado la provincia en el panorama hotelero en los últimos años. Se trata del Hotel Palacio de Úbeda, que hace ahora un año pasaba a manos de MS Hoteles, cadena andaluza fundada en el año 1987 que cuenta con seis establecimientos repartidos en la Costa del Sol, Málaga capital y el municipio cordobés de Cabra.

Aunque la propiedad sigue siendo de Martín Collado, empresario que junto a otros inversores se embarcó en esta aventura hace más de una década (el 14 de diciembre se cumplirán doce años de la adquisición del Palacio de los Condes de Guadiana) e hizo realidad este ambicioso proyecto, no sin dificultad, todo lo referente a gestión está en manos de MS Hoteles.

Eso en lo que se refiere a hoteles. La variación en plazas turísticas en general sí ha sido mayor en el último año, con un leve crecimiento, sobre todo en apartamentos turísticos y en viviendas rurales.

Pueblo a pueblo
Por categorías, y según los datos de la Delegación, en octubre de 2017 había en la provincia 2.890 plazas en apartamentos turísticos (2.686 en 2016), 6.123 en campamentos de turismo; 2.108 en casas rurales; 7.829 en hoteles; 466, en hoteles-apartamentos; 842, en hostales; 1.490, en pensiones; 193 en viviendas con fines turísticos (112 en 2016); 2.758 en viviendas turísticas de alojamiento rural (3.496 en 2016) y 21 plazas en complejos turísticos rurales de la provincia.

Esa cantidad de plazas turísticas se reparte entre un puñado de localidades, que son las que más tirón tienen entre los visitantes. Si hubiera un 'top ten' de pueblos con mayor volumen de plazas para acoger a turistas, este sería el resultado, que es el mismo que muestra el cuadro de la parte superior: En primer lugar estaría el término de Santiago Pontones, en la Sierra de Segura, con 2497 plazas. Aunque está en el parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas, puede que choque esta posición, ya que no es la parte más conocida de este parque. La explicación está en que es un lugar único, en lo que a naturaleza se refiere, y eso hace que tenga un importante número de plazas de campamentos, concretamente 1.810.

En el número dos está La Iruela con 2.229 plazas. Este sí es uno de los municipios más conocidos del Parque, igual que Cazorla, que está en tercer lugar con 1718 plazas. Pozo Alcón (1189) y Segura de la Sierra (1183 ), de nuevo en el Parque de Cazorla, Segura y Las Villas son el cuarto y el quinto.

A partir de aquí se suben al ranking las ciudades más grandes. Como la capital (1107 plazas); Úbeda (1007) y Andújar (834). En el noveno lugar está Santa Elena con 745 plazas, en pleno Parque Natural de Despeñaperros, y el décimo puesto se lo lleva Hornos, un municipio pequeño, pero con mucho encanto, en la Sierra de Segura, con 656 plazas en alojamientos turísticos.

En el extremo opuesto están los municipios de la provincia donde no existe ni una sola plaza turística, al menos que esté registrada en el Instituto de Estadística de Andalucía, cuyos últimos datos corresponden al año 2016. Esos pueblos ajenos a los forasteros son Carboneros, Cazalilla, Escañuela, Espeluy, Fuerte del Rey, Higuera de Calatrava, Jabalquinto, Jamilena, Lahiguera, Lopera, Lupión, Torreblascopedro, Villardompardo y Villatorres.

lunes, 15 de enero de 2018

La población de la provincia cae en 4.766 personas hasta las 643.484, según la revisión del padrón

   La revisión del padrón municipal a 1 de enero de 2017 contabiliza 643.484 vecinos empadronados en los municipios de Jaén a la fecha indicada, lo que supone 4.766 menos que el año anterior, ya que a principios de 2016 había 648.250 personas. En la última década, la provincia ha perdido 21.258 habitantes.

   La revisión del padrón municipal a 1 de enero de 2017 contabiliza 643.484 vecinos empadronados en los municipios de Jaén a la fecha indicada, lo que supone 4.766 menos que el año anterior, ya que a principios de 2016 había 648.250 personas. En la última década, la provincia ha perdido 21.258 habitantes.

   La tendencia a la baja se repite en la capital, según las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE), recogidas por Europa Press, a fecha 1 de enero de 2017. A esta fecha tenía, en concreto, 114.238 vecinos empadronados, 420 menos que un año antes y 2.155 menos que en enero de 2007.

   La pérdida de población es generalizada en el territorio jiennense, salvo alguna excepción como Mancha Real, que ha sumado 71 habitantes desde los 11.194 de enero de 2016 a los 11.265 del mismo mes del pasado año. Experimentan también ligeros incrementos Benatae (de 463 a 467 habitantes), Larva (de 483 a 486), Génave (de 608 a 614) y Escañuela (de 947 a 952), mientras que Alcalá la Real mantiene los 21.758.

   No obstante, la tónica general es el descenso de vecinos tanto en las localidades con mayor población como en las de mediano y pequeño tamaño. Así, por ejemplo, Linares tenía a 1 de enero del año pasado 58.449 frente a los 58.829 de 2016; Andújar, 37.611 frente a 37.975; Úbeda, 34.733 frente a 34.835, y Martos, 24.207 frente a 24.240.

   También ven disminuido el número de vecinos municipios como Baeza (de 16.100 a 15.996), Torredelcampo (de 14.538 a 14.435), Villacarrillo (de 11.000 a 10.857), Porcuna (de 6.532 a 6.403), Vilches (de 4.646 a 4.567), Santiago-Pontones (de 3.229 a 3.108) y Bedmar y Garcíez (de 2.823 a 2.757). Lo mismo ocurre Iznatoraf (de 1.031 a 1.000), Santa Elena (de 966 a 930), Aldeaquemada (de 516 a 503) o Hinojares, el pueblo más pequeño de la provincia, que pasa de 338 a 334 habitantes.

   Con respecto a la dimensión de los municipios jiennenses, cuatro tienen entre 101 y 500 habitantes, doce se sitúan entre los 501 y 1.000; 20, entre los 1.001 y 2.000 y 14, entre los 2.001 y los 3.000. Un total de 18 localidades jiennenses tienen entre 3.001 y 5.000 vecinos empadronados; doce entre 5.001 y 10.000 y nueve entre 10.0001 y 20.000.

   Por encima de 20.000 se sitúan seis. En concreto, dos --Alcalá la Real y Martos-- entre 20.001 y 30.000 habitantes, otros dos --Úbeda y Andújar-- entre 30.001 y 50.000, uno (Linares) desde esta franja a los 100.000 y sólo la capital supera esta cifra.

jueves, 4 de enero de 2018

Eutanasia a la lince que inició el plan de cría en cautividad de Doñana


   La hembra Boj es un ejemplar de 12 años y fue una de las que inició el programa de cría en cautividad.
El programa de cría en cautividad del lince ibérico ha practicado la eutanasia a la hembra Boj, un ejemplar de 12 años y que fue una de las que inició el programa de cría en cautividad de estos animales, participando además en los planes de reproducción pariendo a 16 cachorros.

   Boj, según ha informado el programa Lynx ex situ en un comunicado, nació en el medio natural hace 12 años procedente de la población silvestre de Doñana/Aljarafe e ingresó el 19 de octubre de 2005 en el Centro de Cría de El Acebuche (que está en Doñana en el término municipal de Almonte), donde ha fallecido, para formar parte del plantel de ejemplares reproductores de dicho programa.


   De los 16 cachorros que esta hembra ha tenido, muchos forman parte del programa de cría y otros han sido liberados al medio natural para campear por las diferentes zonas de reintroducción en las que se está recuperando la especie.
PUBLICIDAD
inRead invented by Teads

   En 2010 Boj fue uno de los ejemplares afectados por la Enfermedad Renal Crónica (ERC) y clasificada en fase 2 de dicha afección. A pesar de tratarse de una patología irreversible, gracias a los cuidados veterinarios recibidos, la evolución en Boj fue moderada y pudo seguir participando como hembra reproductora durante varias campañas más.

   Fue en 2016, con 11 años, cuando su estado empeoró y pasó a ser clasificada en fase terminal de la ERC, momento en el cual se decidió retirarla del plantel de reproductores.

   Al haber sido uno de los primeros ejemplares que formó parte del programa de cría en cautividad del lince ibérico, «Boj» no solo ha contribuido fijando sus genes en las poblaciones de linces ibéricos existentes, sino que además, el trabajo directo durante tantos años con ella, ha permitido implementar las técnicas de manejo en cautividad así como profundizar en aspectos fisiológicos y veterinarios que tanto han contribuido para mejorar la gestión de las poblaciones de lince ibérico.

   Un total de 35 linces han muerto en España durante 2017. EL 60%de los ejemplares fallecidos fueron atropellados y al menos cinco murieron por culpa de los furtivos, tras el hallazgo la pasada semana de una hembra tiroteada por técnicos del proyecto Life Iberlince en Villafranca de Córdoba. Se trataba de Niebla, una hembra del centro de cría en cautividad de La Olivilla de Santa Elena (Jaén) que contaba con un sistema de radioseguimiento.

viernes, 29 de diciembre de 2017

Hallan el cadáver de una hembra de lince tiroteada en Córdoba

La Sexta Noticias 20/12/2017

   El cadáver de Niebla, una hembra de lince ibérico que fue liberada al medio natural a principios de año y que tenía 35 plomos en su cuerpo, ha sido hallado por técnicos del proyecto Life Iberlince en el paraje de Las Cumbres, en Villafranca de Córdoba.
Ejemplar de lince ibérico | EFE
   El cadáver fue encontrado el pasado lunes, después de comprobar que el collar de esta ejemplar, que estaba incluida dentro del programa de radioseguimiento, mostraba señal de inactividad, según ha informado hoy Iberlince.

   Tras la identificación, constataron que se trataba de Niebla, una joven lince que fue liberada el pasado 30 de enero en la finca La Ventilla de Villafranca de Córdoba. Esta hembra, hija de Kilimanjaro y Coscoja, procedente del centro de cría en cautividad de La Olivilla, en Santa Elena (Jaén), fue bautizada por alumnos del colegio cordobés Ferroviario este mismo año, dentro de la campaña #BautizaUnLince.

   Estos niños asistieron a la liberación de Niebla al medio natural. El cuerpo del animal fue trasladado al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre de la Junta de Andalucía (CAD) y los primero datos de la necropsia han revelado que tenía en el cuerpo unos 35 plomos.